EcoturismoSustentabilidad

Quito, capital mundial de la Biodiversidad

0

“La joya de la Corona de los Andes”

La región de mayor relevancia para la conservación de la biodiversidad es el noroccidente de Quito, donde se encuentra la Reserva Maquipucuna, denominada por los científicos como “la joya de la Corona de los Andes”.

Fotos: Cortesía Fundación Maquipucuna

El Distrito Metropolitano de Quito se asienta sobre una variedad de siete ecosistemas sobre el corredor Chocó–Andes, desde los bosques lluviosos tropicales del Chocó a 500 metros sobre el nivel del mar; pasando por los bosques pluviales premontanos y montanos; hasta los páramos andinos ubicados a 4790 metros de altitud.

Esta variedad de pisos climáticos le permite a Quito tener una amplia biodiversidad que abarca 542 especies de aves, 77 de anfibios, 46 de reptiles, 21 de peces y 102 de mamíferos, entre las que destacan pumas, jaguares, tigrillos, perezosos, nutrias, venados y el emblemático oso de anteojos.

Gracias a las exploraciones botánicas lideradas por el Dr. Grady L. Webster, de la Universidad de California-Davis, que durante más de una década registraron en Maquipucuna más del 12% de la diversidad florística del Ecuador y que luego fueron publicadas en “Diversidad vegetal de un bosque nuboso andino: inventario de la flora vascular de Maquipucuna” se pudieron generar los datos para afirmar que Quito es la capital mundial de la biodiversidad.

El equipo científico del Dr. Webster y voluntarios de la zona, compararon la diversidad florística de la Reserva Maquipucuna con la de los parques y reservas de las capitales de los países más biodiversos del planeta, superando inclusive al Parque Nacional de Brasilia, el área protegida más grande de todas las capitales de los 17 países megadiversos.

La Fundación Maquipucuna, una ONG de conservación y sin fines de lucro, promueve la conservación, protección, mejora, gestión sostenible y restauración del capital natural: ecosistemas naturales, su biodiversidad, procesos e interacciones entre ellos, y los servicios ambientales que brindan.

Esta ONG promueve la iniciativa del Corredor de Conservación en el Chocó Andino desde 1992, a través de la cual se ha logrado incrementar el área de protección mediante la compra de tierras, el ecoturismo, la reforestación, la regeneración de los bosques, la educación ambiental, la investigación científica y la potenciación de las capacidades comunitarias y privadas para la conservación.

Por otro lado, se impulsó las declaraciones de bosque protegido para Maquipucuna y la Cuenca Alta del Río Guayllabamba y la consiguiente declaración de Área Importante para la Conservación de las Aves. Para mitigar la presión sobre los bosques, inició los proyectos de conservación con las comunidades de Yunguilla y Santa Lucía y proporcionó la capacitación necesaria en liderazgo, contabilidad, conciencia ambiental, habilidades técnicas e inversión para la compra de tierras comunitarias e infraestructura que les ha permitido sostener por sí mismos sus proyectos en el largo plazo.

Al momento, trabajan en ampliar la infraestructura de la Reserva & Ecolodge Maquipucuna y optimizar los senderos y espacios para ofrecer una experiencia inclusiva y extraordinaria a los turistas, relacionada con los osos andinos, sus hábitats y sus necesidades de conservación.

A través de estas acciones, Quito se fortalece como destino ideal para el ecoturismo, una actividad que atrae miles de turistas nacionales e internacionales durante todo el año, y se consolida como la capital mundial de la Biodiversidad.

 

Ven America Group

MondRelax, una experiencia sensorial única para cuidarte este verano

Previous article

   Fiesta mexicana en Praga

Next article

You may also like

More in Ecoturismo